Muchas niñas y jóvenes de Canarias comparten el sueño de subirse al escenario y ser elegidas reinas del Carnaval, de las fiestas de Las Cruces o del Santo que se precie en el momento. Sin embargo, en El Paso, ese deseo es distinto. Grandes y pequeñas se ven sobre la pasarela dando vuelo a esa falda de seda negra y portando el ramo de flores y la banda con el nombre de su barrio. Es, nada más y nada menos, que ser Romera.

Este sueño comenzó en 1961, cuando ocho jóvenes subieron a las tablas de nuestro querido Teatro Monterrey para representar a algunos de los barrios del municipio. En aquella ocasión, María Ángeles Hernández Mederos, del barrio de Tajuya, fue elegida Primera Romera Mayor de las Fiestas de la Bajada de la Virgen del Pino. Esta gala, dirigida por Doña María Luisa Pozuelo, tuvo tal repercusión que comenzó a realizarse de forma trienal, con cada Bajada.

Un par de años más tarde, en 1967, y teniendo en cuenta la popularidad que había alcanzado el certamen, la Organización de las Fiestas decidió incluir en la gala a las más pequeñas de la localidad. Así, comenzó la historia de nuestras Romeras Infantiles, siendo la primera de ellas María del Carmen Pérez Díaz, que representaba al barrio de Fátima.

Era tal la afluencia de público que acudía a la Gala que, en muy poco tiempo, el Ayuntamiento se vio obligado a cambiar la localización del evento, colocando el nuevo escenario en el Llano de la Sierra (actual Hiperdino).

Allí, en 1970, Ana Gloria Díaz Simón, de Tenerra, y Carmen Celia Martín Rodríguez, de Las Manchas, fueron nombradas Romera Mayor y Romera Infantil, respectivamente.

A mediados de la década de los 70, el recinto de las Fiestas se traslada al antiguo Parque Infantil, lugar, ahora en obras, donde se han celebrado innumerables actos de nuestras Bajadas.

Precisamente, en este emplazamiento, se comenzaron a organizar galas separadas, una para las más pequeñas y otra para las adultas. Hay que destacar que, en ese entonces, las candidatas a Romera Mayor, realizaban dos pases sobre la pasarela, primero vestidas de noche y, por último, ataviadas con el traje típico y su correspondiente ramo.

Aquí se recuerdan recreaciones de preciosos patios canarios como el de 1994 y grandes escenarios, como la casa roja del año 2000. Además, este evento no solo ha albergado este tipo de escenografías, sino que, ha contado con las actuaciones de importantes artistas a nivel autonómico e insular.

Gala elección de la Romera Mayor de las Fiestas de la Bajada de la Virgen del Pino 1994:

https://www.youtube.com/watch?v=slMbrNYMolk&t=3186s

Hoy, en la Plaza Francisca de Gazmira, se elegirá a las que serán las Romeras Mayor e Infantil de las Fiestas de la Bajada de La Virgen del Pino 2022, una bajada marcada por la emotividad y el sentimiento de unidad de todo un pueblo.

¡Mucha suerte a todas!

«Ser Romera es lucir con orgullo el viejo atuendo,

sentir la belleza del legado de los nuestros,

vivir la magia que acontece en el momento,

que un timple hace que muevas la falda, aún sin quererlo,

sentirte alegre, feliz, sentirte Pueblo»

Nieves Díaz Carmona y Elsa Morera Mederos, Romeras Mayor e Infantil de las Fiestas de la Bajada de La Virgen del Pino 2022.